NUEVO HORARIO PROVISIONAL

DE 8:00 H A 14:30 H - DE LUNES A SÁBADO

(Debido a la actual situación desde el lunes día 23 de marzo y hasta nuevo aviso, este será el horario de apertura de nuestros establecimientos)

Icono teléfono985 56 90 82 Icono emailinfo@supercash.es

Icono teléfono985 56 90 82 Icono emailinfo@supercash.es
Actualidad

Subvenciones y ayudas para abrir un bar

Las ayudas para abrir un bar representan una pequeña compensación por las dificultades que conlleva arrancar un proyecto así. La hostelería sigue siendo un sector con capacidad de crecimiento en nuestro país. El turismo, el clima y los hábitos sociales hacen de este tipo iniciativas una apuesta posible y vigente.

El inicio esta área está sujeto a diversos trámites administrativos y gastos de acondicionamiento. Especialmente, si se abre con obra nueva y no por traspaso. Para evitar sorpresas y prolongaciones excesivas es aconsejable informarse de los trámites que se han de cumplimentar. No es conveniente obviar ningún recurso legal o material necesario. Entre ellos hay dos que suelen ser claves: la financiación y el tiempo.

Para tener todo previsto hay que repasar los factores esenciales de la actividad y las vías habituales de apoyo económico o financiero.

¿Cuánto cuesta abrir un bar?

La primera exigencia para abrir un bar es el local con las dimensiones y distribución espacial adecuadas para prestar el servicio. Normalmente, la adquisición se hace efectiva por alquiler y supone el gasto recurrente más importante.

Contando con las obligadas divisiones internas para baños, cocina y almacén, la superficie no puede bajar mucho de 80 metros cuadrados de local comercial. Un alquiler tipo para un local de estas características puede rondar entre los 600 y 900 euros según la zona.

En ese espacio habrá que preparar un capítulo económico para las reformas. Entre proyecto de obra, obras de acondicionamiento y apertura los gastos se pueden estimar en unos 8000 euros.

La maquinaria y mobiliario podrían ascender fácilmente a unos 5000 euros. Las licencias de obra, licencias de apertura, seguros obligatorios y gastos de seguridad social de un trabajador o propietario ascienden a unos 2000 euros.

Para los gastos energéticos y de seguros hay que disponer de unos 500 euros mensuales. Para el servicio WIFI y de Internet, prensa diaria y revistas y derechos de televisión 300 euros mensuales.

Por último, es muy aconsejable disponer de un capital de reserva para imprevistos y la compra de productos para el inicio de actividad. Este apartado puede rondar los 3000 euros.

La suma total de unos 20 000 euros es una cantidad que se ajusta a la media de los gastos asociados a una inauguración estándar. El apoyo financiero viene de préstamos o líneas de crédito de las entidades bancarias. Existen ayudas públicas para completar estas necesidades de fondos o capital.

¿Qué ayudas, subvenciones y préstamos existen para abrir un bar?

La financiación para autónomos y emprendedores llega normalmente del mercado financiero representado por los bancos o cajas de ahorro. También aparece una amplia gama de ayudas desde instituciones públicas.

Cumpliendo algunas condiciones se accede a líneas de crédito con cláusulas muy favorables. Asimismo, es posible recibir cantidades a fondo perdido con límite de un porcentaje sobre la inversión total realizada.

Algunas características del promotor están favorecidas con el fin de estimular la igualdad o equilibrar las diferencias sociales. Entre ellas destacan que la promoción esté protagonizada por una mujer, mayor de 45 años o con derecho a la prestación por desempleo.

En este último caso la Seguridad Social recoge una posibilidad de recibir las prestaciones contributivas en un pago único. Tiene como contrapartida la iniciativa de autoempleo del promotor del negocio de hostelería.

Las principales entidades que aportan ayudas para abrir un bar son todas las administraciones públicas. El Gobierno central lo hace a través de sus organismos públicos promotores de la actividad económica, como las líneas de crédito ICO.

Las instituciones promotoras del empleo también participan en estas iniciativas como, por ejemplo, el Servicio Público de Empleo Estatal. Por último, el Ministerio de Industria tiene ayudas que afectan al sector de hostelería. 

Las CCAA y entidades locales acostumbran a tener servicios que ofrecen información y formación. El apoyo económico a iniciativas de emprendimiento también es habitual con el fin de estimular el desarrollo económico de zonas específicas.

Se cuenta también con las entidades públicas o semipúblicas que están vinculadas a las actividades y sectores concretos de la economía. Las asociaciones de hostelería, cámaras de comercio y entidades con carácter de fundaciones pueden disponer ayudas. Premian algún mérito destacado y reconocido por una convocatoria pública, abierta y de asignación por concurrencia competitiva.

Ayudas para montar un bar por comunidades autónomas

Las comunidades autónomas cuentan con competencias en desarrollo regional. Las ayudas para abrir un bar pueden estar orientadas a la recuperación de zonas deprimidas económicamente y también para la promoción de zonas con interés turístico o cultural.

Pero la categoría de motivos para dar estas ayudas suele ser la promoción de la generación de puestos de trabajo. Por tal motivo interesan a aquellos que tengan en el plan de negocio previsiones de contrataciones de personal. Lógicamente, no tiene sentido buscar fuera del ámbito territorial donde esté localizado el negocio de hostelería.

Las convocatorias están publicadas en el boletín oficial de cada autonomía. La responsabilidad de su gestión corresponden a las consejerías de Empleo, Trabajo o Hacienda según la división administrativa aplicada en cada caso.

Las consejerías de industria también crean ayudas para la adquisición de materiales que supongan una renovación tecnológica o actualización de instalaciones.

Los menores de 30 años sin empleo, las mujeres y los parados por larga duración están protegidos por legislaciones muy similares en todas las CC. AA. La formación específica para algún área de la hostelería se financia como parte de los apoyos a un sector generador de empleo.

El manejo de las hojas de reclamación, la formación para manipuladores de alimentos, las responsabilidades que se asumen y los seguros obligatorios asociados a las mismas son parte de contenidos cuyo desarrollo se protege, promociona y financia.

Como conclusión, la tarea de poner en marcha un negocio de hostelería requiere paciencia y una buena dosis de organización. El conocimiento de las obligaciones legales, contables y sanitarias son requeridas antes del primer día de funcionamiento.

Después se deberá cubrir la enorme variedad de gastos, por lo que es de gran ayuda conocer los distintos tipos de subvenciones y subsidios disponibles.

Ir a la fuente

Noticias relacionadas

Los 10 platos más típicos de Semana...

Tendencias 02-04-2020
Restaurantes y bares ofrecen lo mejor de su gastronomía, con los platos típicos de Semana Santa en España. Porque no hay mejor forma que conocer un...

Tipos de leche para café: ¿Cuántas...

Tendencias 30-03-2020
Cada vez se consumen más tipos de leche para el café en hostelería. Según un estudio de Proveedoreshosteltur, el 50% de los consumidores de café con...

Normativa: Cómo prevenir el anisakis...

Normativas 25-03-2020
La normativa del anisakis en restaurantes se regula en el Real Decreto 1420/2006 con el objetivo de prevenir riesgos en la salud de los clientes. El anisakis...

Consejos para una correcta limpieza de...

Consejos y ahorro 18-03-2020
La limpieza de la cocina de tu restaurante es fundamental para obtener el nivel de salud y confort adecuados. Pues las expectativas de limpieza e higiene...

6 tipos de vasos de cerveza que no...

12-03-2020
Se distinguen diferentes tipos de vasos de cerveza para cada clase. La cerveza es una de las bebidas más populares de España y del mundo. La...